Blogia
El espacio de Gea

En el éter...

En el éter... Por fin, de nuevo aquí.

Sí, entre la tierra y el cielo. O entre Gea y Alnilam, que vienen a representar lo mismo y que delimitan e identifican mi espacio virtual.

Porque yo también tengo ya mi espacio, este blog, que podría decir que me ha venido caído del cielo, arropado entre las alas de un hada complaciente y generosa, que lo ha depositado cuidadosamente a mis pies para que yo pueda transitar por él.

Sí, entre la tierra y el cielo. Una dicotomía perfecta para ilustrar metafóricamente esas oscilaciones del alma; esa fluctuación tan propia de mí, que me hace pisar firme sobre la tierra y, en ocasiones, lanzar también mi mirada hacia un cielo teñido de recuerdos y melancolía... incluso de sueños.

Otro día hablaré del origen de Gea, la madre-tierra cosmogónica. Y también lo haré de Alnilam, la estrella central del cinturón de Orión, que fue la que elegí como mía siendo muy jovencita, casi una niña. 

Pero, repito, eso será otro día. Hoy, tras haber podido recuperar este espacio, perdido durante unos días por inextricables rutas celestes, sólo quiero seguir recorriendo tímidamente los misterios del éter para aprender, poco a poco, a desenvolverme mejor en él. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Gea -

Muchas gracias por tu visita, Chesana. A mí también me ha alegrado verte por aquí. Es agradable irnos "descubriendo" entre todos.

A ver si empiezo a organizarme y pongo más escritos... si el servidor me lo permite, claro.

Yo también pasaré a saludarte por tu foro, aunque estos días os había perdido la pista. Pero ya os he recuperado.

Hasta pronto y nuevamente gracias.
Saludos.
Gea.





Chesana -

Pues mira que te acabo de "descubrir"... aquí al menos. Me alegra añadirte a "mis rincones".

Un abrazo y adelante.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres